Contrato de habitación

¿Qué se debe tener en cuenta al firmar un contrato de arrendamiento de una habitación en una vivienda?

El arrendamiento de una habitación, parte de un inmueble, queda excluido de la LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos), ya que el objeto del arrendamiento en esta Ley, es satisfacer la necesidad de vivienda del arrendatario, entendiendo por ello, la cesión del uso y disfrute de una edificación habitable y apta para servir a tal finalidad.

Así pues, el arrendamiento de una sola habitación no se considera que reúna el concepto de habitabilidad necesario ya que se ciñe a una habitación o dependencia anexa, situada dentro de una vivienda, carente de los servicios mínimos que requiere toda vivienda.

Es por eso que, se aplicarán las reglas del arrendamiento de fincas urbanas del Código Civil, por lo que, en el arrendamiento de habitación, no habrá derecho de prórroga para el arrendatario (la duración será la que se pacte), ni ninguna de las restantes garantías que establece la regulación especial de la LAU, especialmente para el arrendatario, aunque también para el arrendador.

Recuerda que en el contrato de arrendamiento es importante reflejar su duración, el precio, los datos de los contratantes y definir claramente la habitación y los metros cuadrados aproximados, objeto de arriendo en el contrato. Además, será necesario indicar las estancias y servicios de la vivienda que pueden ser compartidas por el arrendatario (normalmente los baños y la cocina) para evitar discrepancias de uso y disfrute.

¿Necesitas saber más? Consulta con un GA. Localiza al más cercano.